Queremos Reivindicar la democracia: Pedro Kumamoto
-
2018-02-11 / Wikipolítica es una organización que busca reivindicar la idea de la democracia, expone el aspirante a candidato independiente al Senado.
El Economista / Acapulco, Gro.
La parte más difícil de hacer política en estos momentos en México tiene que ver con luchar con el desencanto, plantea Pedro Kumamoto Aguilar, aspirante a candidato independiente al Senado de la República.

Entrevistado en una fábrica abandonada que sirve de oficinas a la organización Wikipolítica de la cual forma parte y es la persona más visible, asegura tener claro que los partidos políticos son una buena idea, pero muy mal ejecutada. Mi pleito no es con los partidos, dice, el problema es que se han convertido en empresas privadas pagadas con dinero público. En cierta medida debido el desinterés de los ciudadanos en los asuntos públicos.

Kumamoto superó con 18% el número de firmas exigidas por la ley electoral para estar en la boleta del próximo 1 de julio. Sólo falta que el INE valide que cumplió el requisito.

— ¿Qué es Wikipolítica?

— Es parte de un movimiento. Es un espacio de organización para poder participar dentro y fuera de las instituciones; es una organización que busca reivindicar la palabra de lo político, quiere impulsar la repolitización de la sociedad, que cree en la democracia.

— ¿Son un partido en gestación?

— Se ha discutido el tema y desde mi punto de vista la conclusión a la que hemos llegado hoy es que no somos un partido político en tanto que no recibimos recursos públicos y creemos que la política si no es para servir y cambiar la vida de millones de personas, es negocio y hoy por hoy la política se han visto como negocio.

Somos una agrupación que tiene principios, que tiene ideas y que compartimos ideologías.

— ¿Se ven evolucionando para convertirse en un partido con registro?

— Tendría que ser bajo otros estándares que entendemos como partido y sería después de una discusión interna muy grande. Todavía no tengo yo hoy claridad de cuál podría ser el desenlace que tendríamos.

Lo que sí tengo claro es que los partidos son una muy buena idea que está muy mal ejecutada en México, que se han entendido como empresas privadas pagadas con dinero público para enriquecer a ciertos grupos de poder y eso es lo que no puede seguir siendo un partido político.

— ¿Es la organización de Pedro Kumamoto?

— Wikipolítica nació dos años y medio antes de que me hubiera postulado como aspirante a candidato independiente. Nace con la discusión de que no debemos ser precisamente un partido, deberíamos de ser una ONG, un movimiento y desde ahí comenzamos a hacer nodos en la Ciudad de México, en los estados de Baja California Sur y Jalisco.

Wikipolítica es por mucho, más grande que la figura de una persona, Wikipolítica tiene como objetivo trascender a cualquier liderazgo y Wikipolítica es una organización esencialmente horizontal, deliberativa, asamblearia que busca reivindicar la idea de la democracia en nuestro país.

Hay que dejar muy claro que yo dentro de Wikipolítica tengo un voto porque soy una persona. Dentro de Wikipolítica yo tengo una voz, pero tengo una voz como cualquier persona que participa en ella.

— ¿Wikipolítica podría seguir funcionando si tú dijeras hoy renuncio a seguir construyendo esta candidatura a la organización?

— Yo lo pondría en el siguiente tenor. Yo nunca hubiera podido llegar hasta donde llegué sin Wikipolítica y jamás hubiera pensado en tener, incluso ganando, la relevancia que tuvimos si no hubiera sido por el enorme trabajo de muchísimas personas que, de forma voluntaria, sin recibir ningún solo peso, se sumaron.

— Les ha tocado interesarse en los asuntos públicos en un contexto que parece que no es favorable. Parece que hay un desencanto en la democracia que corre el riesgo de transformarse en desencanto con la democracia. ¿Cómo lidian con eso? ¿Cómo lo están viendo?

— Con mucha preocupación porque todas las encuestas y todos los censos que se realizan alrededor de qué tanto cree México en la democracia y qué tanto cree en el autoritarismo, reflejan un problema muy grande que es que cada vez más personas creen que la salida es la mano dura, el autoritarismo, regresar al viejo régimen que desaparecía a quien no lo reconocía o a quien pensara de forma distinta. Yo creo que ésa es una salida antipolítica que esencialmente ha sido promovida por los mismos partidos políticos porque al final del día ellos tienen un monopolio de participación.

La parte más difícil de hacer política hoy tiene que ver con luchar con el desencanto del “no vamos a cambiar nada”, “las cosas siempre van a ser igual”, “siempre ha sido de la misma manera” y “siempre seguirá siendo la misma forma”.

Hemos tenido algunas victorias pequeñas, simbólicas, pero todavía muy chiquitas como la eliminación de fuero aquí en Jalisco, que fue una propuesta de todos los partidos y mía lograr pasar Sin votos no hay dinero gracias a que nos pusimos de acuerdo con varios partidos.

— ¿Deberíamos apostar porque los partidos los tome la gente e hiciera lo necesario para que cumplan el objetivo para lo que fueron ideados o buscamos otras formas de acceder al poder público?

— Mi pleito no es con los partidos. Yo no tengo un pleito con los partidos porque en los partidos hay gente valiosísima, que ha trabajado toda su vida por sus causas. Yo tengo problemas con quienes usan los partidos como métodos de enriquecimiento, de tráfico de influencia y de tapadera de corrupciones, en los cuales me atrevería a decir que todos han caído de una u otra forma y eso es triste porque la militancia partidista es algo que yo respeto mucho.

— Esta forma de concebir el ejercicio del poder público requiere de un alto nivel de exigencia y acompañamiento de la sociedad. ¿Cómo observas esa parte y el trabajo que le toca hacer al ciudadano más allá de salir a votar el día de la jornada electoral?

— Es un problema huevo-gallina, qué es primero: tener los controles jurídicos para que si alguien hace mal su trabajo lo podamos echar o al revés, primero existe una sociedad participativa que exige que existan estos canales para poder retirarlo.

Para mí siempre la solución es trabajar en islas de participación que eventualmente se vuelvan en archipiélagos. No vamos a lograr que el día de mañana exista una democracia totalmente deliberativa y quizá no en todos los temas sea necesaria, pero lo que sí podríamos lograr es que ciertos sectores empiecen a exigir que vale la pena la rendición de cuentas.

— ¿Por qué decidiste ir al senado y no a la presidencia municipal de Zapopan? Seguramente tendrías muchas posibilidades de ser gobernante.

— Yo creo que las encuestas decían que tenía que ser por la alcaldía. Desde luego que sí y algo en mí dice que eventualmente me gustaría ser alcalde de mi ciudad.

Desde luego que sí creo que es algo que es fundamental porque en los espacios municipales se toman decisiones que afectan la vida cotidiana inmediata de quienes viven en ese municipio. No obstante, cuando te das cuenta de que la inmensa mayoría de los problemas de este país tienen que ver con las leyes federales, no podía nada más hacer un cálculo basado en dónde podía tener más rendimiento electoral sino que tenía que ver en cómo posicionábamos una agenda que hoy por hoy casi no se habla.

— Si le falla un senador de partido a los jaliscienses, a lo mejor ya no vuelve a votar por ese partido, pero en tu caso ¿qué pasa si tú les fallas a los jaliscienses en el Senado de la República?

—A diferencia de la inmensa mayoría de los políticos, yo no puedo llegar a la boleta si no me dan la firma.

Si yo no gano, por ejemplo, pues no gano y ya, se acabó. Para mí es mucho más directa. Porque alguien me decía es que no hay forma de tener controles. Yo creo que es al revés, se tienen controles cada tres o seis años en nuestro caso a diferencia de los partidos que jamás tienen controles, más que lo único que puedes hacer es no votar por ellos. Pero no puedes evitar que lleguen y en mi caso sí pueden evitar la aparición de mi entrada en el registro.

— ¿Consideras que estamos a tiempo de reconciliarnos con la democracia?

— Yo creo que hay tiempo. Las Marine Le Pen, los brexits, los Donald Trump nos han ayudado a ver qué pasa cuando quienes no nos sentimos representados nos vamos por el desencanto nada más, por la antipolítica y no por hacer política y no por dialogar sobre qué tenemos que hacer como país.

Esos casos nos ayudan mucho para darnos cuenta de que no puede ser la antipolítica la moneda de cambio con la que le respondemos a ese desencanto con nuestro sistema político. Tenemos que responder con un cambio profundo. No tenemos que cruzarnos de brazos, pero tampoco podemos apostarle a que abandonemos los procesos democráticos.

Nadie va a cambiar este país, tiene que ser a partir de la articulación de millones de voluntades que construyamos un país que nos merecemos y que por muchos años nos lo hemos negado porque hemos decidido hacernos a un lado. Cuando he salido a juntar firmas, todo mundo me decía no las vas a juntar, para qué te mueves, no tienes dinero, te van a ganar. Si llegas, te van a comprar, te van a callar, te van a secuestrar o te van a matar. Nada de eso ha pasado.

José Pedro Kumamoto Aguilar

Nació el 26 de enero de 1990 en Guadalajara, Jalisco.
Es licenciado en Gestión Cultural con orientación en Políticas Públicas por el ITESO.
Se ha desempeñado como:

Primer diputado independiente en el Congreso de Jalisco.
Fundador de la plataforma Wikipolítica Nodo Jalisco.
Investigador en Observatorio Legislativo ITESO.
Fundador y consejero nacional de la Federación de Estudiantes del Sistema Universitario Jesuita.
 
 
LINCE NOTICIAS
Se Manifiesta contra Jose Yunes Zorrilla
  Lanzan ?huevazo? a López Obrador en Huatusco, Ver.
  Retiran Ambulantes de la SEV
Ver más videos
 
OPINION
EL LINCE
LA MAQUINARIA DEL NEO-PRI
César Augusto Vázquez Lince
GÜIRI GÜIRI POLÍTICO
Gobiernos opositores en Coatzacoalcos: Luces y Sombras
Carlos Velasco Cevejara
GIBELLYLAND
GIBELLYLAND: UNA NOCHE CON MOLOTOV
Gibelly Mejía